viernes, 21 de octubre de 2011

MADRE


Motherless Child - Blind Boys of Alabama







En mi casa con mis cosas
madre
en mi casa con los árboles
pegados al vientre de tu ausencia.
Con los objetos de la casa
madre
con las sandalias desabrochadas
como el alma que me diste
madre
y un balcón que habla
de los patios que fue borrando
la rutina del hombre
madre.
En mi casa con la sola habitación desnuda
que siembro de vestidos
madre
con las escarchas sinuosas de la piel
que me prestaste
madre.
Madre, en mi casa con los nombres
de las calles que miramos juntos
madre
en esa larga compañía
que siempre tuvo nadie:
los días las lágrimas
el lápiz la edad
el recuerdo la articulación
todo queda en el aire
para cuando pueda venir
a recogerte
madre.


7 comentarios:

Sofía Serra Giráldez dijo...

Qué hermoso, Tomás, cómo se articula el nombre de madre para un hombre en concreto y para un hombre en general su concepto, qué bien lo pespunteas, con un puntada allí, otra acá...una gozada, una emoción muy bien dispuesta para ser asimilada.
Me ha recordado que el otro día quise subir un par de los que tengo escritos en su nombre.
Un beso

Hostal mi loli dijo...

Me gusta esta poesía a tu madre,es

de lo mejor que has escrito.Hay mucho

amor concentrado en esta poesía.

Un beso para tí y para tu madre.

tomas rivero dijo...

Sofía, las madres dan mucho juego. Los hijos hombres somos para nuestras madres algo serio: le damos más disgustos que la hijas. Por eso nos quieren más.
El poema necesita una "ayuda". Lo sentimental le "quita" al poema.

Besos.

tomas rivero dijo...

No es de lo mejor que he escrito. Lo que pasa es que tú eres una madraza enamorada de esos dos "leones" que tienes, y que un día te van a devorar.

Un beso, Loli.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Bueno, como por mi condición de primogénita, he hecho siempre un poco de hijo a la vez que he sido hija, supongo que por eso he sentido que mi madre me quiere más que a mis dos hermanas y a mi hermano incluido, ¡¡jajaa!! (si mi madre me oye, me mata, y mi hermano también, ;), esto es un secreto entre tú y yo..:)

Y no, no creas, el poema no peca de sentimental ni mucho menos, hasta he dudado cuando he enviado el comentario, he vuelto a leerlo pensando en que: "Verás como no estuviera Tomás hablando de la madre, ahora va y me lo dice y me deja otra vez cortá..."
Para nada, de verdad, y es bien difícil eso en un tema así. Te felicito.
nadie tiene culpa por otro lado de que sea un tema tan emocionalmente universal... hijos somos todos, los poetas también, ;)
besos

tomas rivero dijo...

Los poetas (yo) no son hijos de nadie.
Es decir como poeta tengo que alejarme del "afecto" para que no me afecte ser hijo de una madre, como todos.
Para mí lo emocional y sus alrededores debe ir siempre acompañado de un gesto, de una "acción". De un hacer.
Verás, cuando me caía, en ese trasiego de los primeros pasos, mi madre (pedazo de madre loca y hermosa) siempre me decía: "Ven hijo que te levante". Y yo me levantaba, y me echaba en los brazos de mi madre para que me "levantara".

Y hasta aquí puedo contar. Que no debí tanto.

Besos, Sofía.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Sí. No exactamente. Sí. y gracias.:)