lunes, 3 de octubre de 2011

Uno


Uno anduvo de cabizbajo para convocar poemas
luego de rituales bajo noches brujas.

Uno de burgo a merindad reciedumbre a cada paso
levitó en vapores de humedades maniguas.

Uno acortó los pasos por toberas tránsitas
ceñido a los carpos que troquelaban a golpes
del dígito, mis noctámbulos versos.

Uno seguía hipnotizado el curso de mi poesía,
evocando que desde la soledad se construye
el textual páramo donde mora el sueño.

Y te abandonan.

5 comentarios:

Sofía Serra Giráldez dijo...

Así es, y lay me abandonan.
Besos
P.D. me encantaría que publicaras uno, cualquiera de tus más de treinta poemarios completos en un blog, pero se que es mucho pedir y tengo la cara muy dura por hacerlo, pero bueno, de perdida, a la ribera...o al rivero.

jorge dijo...

muy bueno Tomás, muy bueno, yo también me quedé hipnotizado.

tomas rivero dijo...

Sofía, Sofía....a mí no me abandona ya nadie. No puede. No depende de ellos. Todo depende de mi-ellos: el yo del poeta es un tú. Recuérdalo siempre.

Por pedir que no quede... Estoy esperando que una editorial me llame. Una tal bohodon, o bodehon...etc.

Sigue en mis riveros, allí la carne es flácida, sometida a las constantes crecidas de las impertinencias.

Besos.

tomas rivero dijo...

Gracias, Jorge. No sabes cómo te he echado de menos. Me encanta verte por aquí, y volver a leerte en tu blog.

Si no fuera por la poesía que nos tiene hipnotizados, un servidor se habría muerto YA.

Abrazos.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Tomás, yo también te hablaba poéticamente con ese "la" y ese "me".
¿bohodón?..., no creo que lo haga. Si se interesaron en su momento fue porque yo puse tu nombre sobre el tapete, bien puesto, cogiéndolso por el cogote y obligandoles a dirigir la mirada a tu poesía, es decir, me interesé yo como colaboradora sin parte en ella. Como ya hace meses que la dejé, pues nada... o al menos yo no puedo hacer ya nada.
No imaginas cómo está lo de las editoriales, si antes mal, ahora infinito peor. Renacimiento, dos o tres veces hablando con ellos este verano, le pregunté ya directamente: "pero vamos a ver, si yo te pusiera tres mil euros por delante ahora mismo, ¿qué haríais con "los parasoles de Afrodita"? Respuesta: "publicártelo inmediatamente".
Así que ya ves que, que yo conozca, no hay ni una que se salve.
Eso sí no me quedé con las ganas, les dije que se cambiaran el nombre de editorial por el de "banco", porque no apostaban por la literatura, si no por el dinero. Una enemiga más, jaja
A mí me duele más la hipocresía que hay en todo esto que el hecho de que necesiten y/o quieran pedir el dinero, hipocresía por parte de editoriales de muy distintos pelajes, e hipocresía por parte de los autores...la de estos me solivianta aún más, por cobardes y miedicas (2000 enemigos más, jajaja).

Perdona la extensión pero en este caso, era necesaria, me has puesto el trapo de bohodón por delante, y muchas personas saben que he trabajado para ella. Si "me nombras" por una cosa, tengo derecho a decir "la otra". Es mi persona en tu blog.
Un beso