miércoles, 14 de diciembre de 2011

Ovejas

6 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

Me encanta la foto, siempre me dan mucha ternura las ramitas, flores y arbustos que se abren paso entre el cemento y el asfalto y a veces en los canalones o tejadillos, como demostrando que la naturaleza existe aunque queramos negarla, y se impones a la mínima que pueden. De paso te digo que muy bien la entrada aanterior. Besos.

Tomás Rivero dijo...

Loli, coincido contigo.
Lo tierno, lo diminuto, lo que realmente es.

Si te dijera que esos adoquines están frente a un ambulatorio y son pisados por cientos de personas, lo diminuto se hace casi grandioso.

Un beso.

Ventana indiscreta dijo...

Decepción la mía (ya sé es mi problema) por haber creído que eran adoquines de granito. Pero la hierba igual sale. Resquicio es una palabra clave en mi vida.
¿Qué rumiará la hierba cuando sale?

Tomás Rivero dijo...

Algún día sabremos qué resquicio te dio en el quid.

Besos.

Shandy dijo...

Pero estas no ramonean... Mas bien la hierba las ramonea a ellas. No obstante, qué bien le sienta el verde a esa alfombra de ovejas.

Beeee-sos

TOMÁS RIVERO dijo...

Justo. Es lo que pensé cuando vi las hierbecitas, no hay ovejas. Y llamé así a la foto. La hierba ramoneó ovejas.

Besos con leche de oveja.