viernes, 30 de diciembre de 2011

Poética / Balance

Tras un proceso donde placer y dolor luchan por ver la luz, empeñados ambos en precipitarse hacia la luminosa claridad del día, los poemas van conformándose en una especie de desecho. Quizás los restos de un naufragio que acaba de producirse. Con razones o sin ellas, usando coartadas o no, uno siempre intenta purgar sus contradicciones sometiéndolas, con algunos ingredientes de ensoñación, a la catarsis. Alambiques y probetas, con algunas tenazas y martillos son los utensilios que siempre uso en este menester de la poesía.
Tu obligación lector es leerme, más si vieras que el poema no desborda tu carácter de pésimo optimista, -cosa corriente en estos días- tu obligación es usarme. Usa los poemas como arma arrojadiza y devuélvemelos a vuelta de correo con algunas correcciones, tachaduras, ataduras y empaquetados de emoción y algo de mala leche. El ciclo catártico habrá finalizado. En el caso de que sí desbordes ilusiones mejor para ti. Yo seguiré lleno de defectos.
Y las poéticas no significan ni significaron nada, desde la opción, poco pragmática, que me obligo a tener con la poesía del carajo: intentar ordeñar un rayo de luz para obtener leche.
Eme aquí de nuevo, un año más sometido al abandono de las gratas compañías. Sus comentarios alagan mi incertidumbre.

16 comentarios:

Paloma Corrales dijo...

Hete aquí, halagado en tu incertidumbre sin haches ;-)

Gracias por compartir, Tomás, y que ese "desecho" siga representando de forma tan fascinante tu poesía tan generosa y vital como vehemente.


Un beso grande.

Amando Carabias María dijo...

Espero que los cataclismos cotidianos me permitan seguir como lector de tus poemas y procuraré cumplir con ese deber que nos otorgas.

Hostal mi loli dijo...

Feliz 2012, que tus deseos se hagan realidad. Muchos besos.

Tomás Rivero dijo...

Gracias por tu delicado aviso, Paloma. Tu guiño de complicidad.
La "H" siempre es una cerradura que no me deja mirar por el ojo. Siempre fue para mí una llave, la letra hache. La letra muda. La letra misterio. La letra que cerraba y abría.
Y llevo unos días "precipitado". Hoy no podía escribir con semejantes haches, palabras determinadas. No sé cómo explicarlo.
Tuve un maestro que siempre llevaba el coche sucio. Por dentro y por fuera. Yo le decía, Fulano, por qué no limpias el coche. El coche está a mi servicio y no al revés, me contestaba. Yo pensaba: “Joder con la ética, la estética al carajo”.
Uno no puede estar al servicio de la palabra. Es ella la que debe obedecer a nuestra necesidad.
Ayer Lokdos me decía: olvídate de la diéresis conmigo, las odio.

Paloma te deseo un año lleno de versos y letras. Pero te deseo que estas te dominen. Te dejen guiñapo o puedan contigo. Luego ya estaré yo por aquí para darte unos besos. O un nombre. O estarán otros para darte esperanza.

Un beso grande para ti. Un beso.

Tomás Rivero dijo...

Amando un fuerte abrazo.

Mira, te lo digo en serio, creo que los cataclismos cotidianos cuantos más grandes mejor.

Y tenemos un "problema" con la poesía que debemos resolver. Nuestro deber con ella es una obligatoria militancia.
Pero los exagerados somos los menos. Las minorías en peligro.

Claro, la poesía siempre es individual. la escribes tú. Pero cuando abres la mano, el poema se pierde. Ya no está. Y esa "pérdida" tal vez nos aterra. Como puede aterrarnos el colectivo o los otros. O como decía Octavio Paz: ..los otros que no son, si yo no existo.

Un abrazo Amando y gracias por leerme. A veces no lo merezco. A veces necesito un perdón. Incluso una propina.

Tomás Rivero dijo...

Loli, un beso.

Mis deseos nunca fueron órdenes. Mis deseos fueron la especulación de los muchos. Los menos somos pocos.

Besos. Y como yo sé que tú tienes deseos para cumplir, pido que se cumplan.Y te dejo besos, si es que estos pueden ayudarte.

Hostal mi loli dijo...

Que sepas que tus besos me ayudan mucho, son besos de un buen amigo y eso me da fuerza. Besos.

Alas dijo...

Cuando recobre las fuerzas, si es que esto ocurre, yo lectora, haré eso que nos pides.

Feliz año, Tomás.
Salud!!!
Un beso y un fuerte abrazo.

Tomás Rivero dijo...

Alas, un beso.
Feliz año.
Y deja de perder fuerzas. Con los recortes que nos tiene preparado Rajoy se nos van a quitar las ganas de perder. Mucho menos las fuerzas.

Salud y muchos besos.

Lokdos dijo...

Rivero ordeñando un rayo, las ubres de la luz en tus manos. Te quiero...
Un beso que vale por miles.

Tomás Rivero dijo...

Marcela, me gusta que me quieras. Intentaré hacer algo por nuestro querer. Los poetas nos necesitamos queriéndonos. Sin querernos somos mancos de una ausencia tonta y de un vacío de huérfanos. Nunca seremos los poetas huérfanos de nosotros. Tendremos que tenernos. Habrá que tenerse. En pie. Firmes. Al lado de un cañón disparando versos.

Un beso casi como el tuyo.

Eva R. Picazo dijo...

yo soy lectora, asidua y en estado puro de drogadicción en lo que a tu poemática se refiere :)
no pienso pisotear tus letras me limitaré a comentarlas, yo es que de otro modo no sé.
sabes que sé que 2012 será un buen año porque seguiremos aquí bla bla bla y más amigos y más queridos que nunca.
amigo mío 2011 me trajo un poeta amigo, 2012 hará que lo conserve.
besos y abrazos
Feliz 2012
A todos los demás lo mismo, que seáis muy felices :)

Tomás Rivero dijo...

Eva, eres una sentimental. Una cariñosa y afectiva sentimental.

Te deseo un feliz años 2012. Y te dejo doce besos para las uvas. Un beso, una uva, un beso, una uva...

Besos con uvas.

Eva R. Picazo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tomás Rivero dijo...

Se os ve Eva. Gracias por la foto.

Todos guapos, hasta tu niño con el antifaz al revés.

Un beso.

Eva R. Picazo dijo...

Gracias Tomás como la viste ya la quité (por los gordis)
Besos