martes, 13 de marzo de 2012

In The Mood For Love

Nos vamos de blues. Tengo el corazón lleno de música. De luces.
Acabo de inventar la noche. Y padezco de un recuerdo de memorias
apaches, cuando rastreaba los velos de la niebla tras el perfume de hembras
silvestres. Y en las aceras encontraba farolas abrazadas por amantes
eternos. Sus besos de tiempo deslizándose en mis pasos perdidos.
Nunca conseguí encontrarte.

Y de los bares abiertos salía un rumor de palabras que siempre
eran poemas.


13 comentarios:

Carmen dijo...

el maestro Shigeru Umebayashi alumbrando la noche y poniendo música a tu corazón

Y a los poemas

Besos

Tomás Rivero dijo...

Me encontraba perdido y me prestaron este blues. Me ayudó a seguir caminando.

Un beso, Carmen.

eloy dijo...

Hoy me has tocado la nota cinéfila. In the Mood for love es una de mis películas, de esas que reviso una y otra vez. Sabes, Tomás, yo tenía un blog de cine y lo cerré este verano, por si quieres echarle una mirada:

http://leolo-eloy.blogspot.com/

Hice una entrada sobre esta película y me alegra que te sirviera su música hipnótica para allanar el camino. Aquí en españa la titularon Deseando amar, curioso gerundio, y su música es elixir para el alma, masaje emocional para retornar al camino.

Buenas noches.

Hostal mi loli dijo...

Hace una buena noche para abrazarse bajo la luz de la farola, parece primavera. Un beso.

Tomás Rivero dijo...

Eloy gracias por ayudarme con la información que me das. Acudiré a tu blog de cine. Miraré. Lo prometo.

Un fuerte abrazo.

Tomás Rivero dijo...

Hace una bonita noche de tiempo buscando adelantarnos.

Besos, Loli.

Shandy dijo...

Insólita y fascinante película con una banda sonora muy buena y variada. Para cinéfilos. Tiene una segunda parte, "2046". Una metáfora sobre el amor, los miedos, la imposibilidad de amar, los encuentros y desencuentros.
Te dejo un adagio de 2046, tan bello como este "blues" que hoy nos dejas aquí.

http://www.youtube.com/watch?v=0fV7L0SS3B0&feature=related

Tomás Rivero dijo...

Vino un ángel y dejó este blues. Me lo prestó esta tarde para andar la noche. Todas las noches.

Tu adagio es otro blues para seguir la búsqueda de encuentros y desencuentros.

María Socorro Luis dijo...

Comparto contigo ese blues, esa memoria ancestral indígena y esas noches de bares bohemios...

Y ese afán de poemas.

TOMÁS RIVERO dijo...

Gracias, Soco.
Imagino a veces un recorrido por esos lugares y siempre pienso, cuando leo tus poemas o tus comentarios, que serías una buena compañia.

Un beso, Soco.

Shandy dijo...

Catulo a Claudia (en la novela de Thornton Wilder Los idus de marzo): "Nunca, nunca podré concebir un amor capaz de prever su propio fin. El amor es en sí eternidad. El amor es, en cada instante de su vida, el tiempo todo, el único atisbo que se nos permite de la esencia de la eternidad".

Rivero, el amor sincero mientras se mantiene, es eterno por definición, aunque sepamos que en la práctica un día podría dejar de serlo.

Y por eso "De aquel amor me quedan estos versos", una cicatriz, una ausencia más, un "ronsel" de nostalgia..
Poema con cadencia y con Saudade.

Shandy dijo...

Rivero, el comentario anterior es para el poema "De aquel amor me quedan estos versos" Pinche equivocadamente. Lo siento.
!Estoy como una caracola!( de despistada en este fondo marino de su blog)

Besos abuguinados

Tomás Rivero dijo...

Shandy me encanta verte de caracola despistada. Se te ve linda en este fondo marino, buscando versos.

Besitos.