lunes, 26 de marzo de 2012

Neruda

















No basta conformarse con la acción devastadora de los cerezos
en flor en los corazones de los enamorados. A veces, muchas
veces, estos salen a la calle y lo gritan. Tal vez para que les miren,
o los envidien. O los quieran.

9 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

Mi cerezo en vez de cerezas da algarrobas, no sabe que es un cerezo, está confundido, más vale que no se entere nunca de lo que se pierde. Besos.

Tomás Rivero dijo...

Será un manzano con doble personalidad, pariente de algún nogal, de los nogales de toda la vida. Aquellos que cruzaban los bosques en busca de nueces y almendras para hacer turrones y garrapiñados. Árboles hermosos que nada tienen que envidiar al cerezo. Como el algarrobo, del que penden hermosos racimos de flores, como jóvenes copas de vino tinto.

Besitos, Loli.

Hostal mi loli dijo...

Después de lo que me has dicho ya me quedo más tranquila jajajja, veo que no es tan malo como parecía, no hace falta que lo lleve a un psiquiatra arbóreo. Besos.

Tempero dijo...

http://www.cadenaser.com/cultura/audios/primavera/csrcsrpor/20120325csrcsrcul_12/Aes/


Dale a ese enlace, Tomás. Es la continuación del que yo escuché respecto a Eugenio. Habla de los cerezos, sus aspectos 'técnicos' desde la floración, pasando por la polinización hasta llegar al fruto.
A lo mejor yo no sería tan poético y diría: quiero polinizarte y darnos a beber el fruto.

Me gusta el fruto, la flor, la primavera y el deseo. El amor es otra cosa (y esto es un guiño a alguien que me leerá).

Aberazos amurallados.

Tomás Rivero dijo...

Escucho a este pastor en la cadena Ser. Y me parece una buena persona. Pero sin duda sería mejor persona si no estuviera de tertuliano en la cadena Ser.

El amor es otra cosa, sí. Tanto que no se sabe lo que es. Algunos imbéciles, para sacar los pies del tiesto del misterio, lo llaman encoñamiento.

Mientras que responda el guiñado, al cual puedes preguntar directamente salvando el obstáculo de Neruda, incluso el de esta entrada.

Las murallas tienen una doble función. Por un lado te protegen y por otro te aíslan. Depende siempre del miedo a entregarse. A rendirse sin condiciones. A ser un puto prisionero. Casi como los efectos del amor.

¡Viva Neruda!

Aberazos, siempre aberazos. A izquierda y derecha, arriba y abajo. Un valiente y eterno aberazo de hierro, que no contaminará ninguna corrosión. Casi como el amor.

Carmen dijo...

pregunta gilipollas (que no gilipuertas...nunca mejor dijo esto de pollas)

a ver Tomás,los que sacan los pies del tiesto cuando se refieren a una mujer enamorada ¿qué dicen? ¿que sufren de empollamiento?


yo sólo digo una cosa
¡que viva el amor!

bueno...dos
¡que viva la primavera!y si ha llovido en el invierno mejor que mejor...las polinizaciones son de órdago


jjjaarrrrr...que me animo que me animo

un beso poeta capaz de sobrevolar distancias en aviones de papel

Tomás Rivero dijo...

El lenguaje sexista es lo que tiene, Carmen, trata al sexo opuesto con bastante desprecio.
Ellas nunca tienen tantos "defectos" cuando se enamoran. Ellas están libremente enamoradas. Somos nosotros, los hombres, los que necesitamos "justificar" nuestros sentimientos con respecto a los suyos.

El tema da para mucho.

Besos.

Shandy dijo...

Vaya pintada más hermosamente "roja"! Roja, con todas las connotaciones que el calificativo y el color llevan asociados. Roja es la voz palpitante de la sangre, la voz de las tres heridas. La del amor, la de la muerte y la de la vida.

Un cerezo en flor es la blanca promesa de una roja cereza. Y en palabras de Neruda,

"Preguntarle al amor
es preguntarle al cerezo por cerezas"

Tomás Rivero dijo...

Pasaba por allí, buscando explicaciones a una flor blanca que caminaba a mi lado, cuando vi la pintada. Y la flor se abrió de primavera roja y alegre.

Un beso, Shandy.