sábado, 14 de abril de 2012

Abril. Siete, quince, catorce....



……………………………………..Pero atónito,
¿qué buscan –me pregunto- los ciegos en el cielo?



Charles Baudelaire nació en París, el día 7 de abril de 1821. Aquél día, fue un día despejado. Sin nubes. No había aguaceros que despejasen la futura muerte de Vallejo, ciento diez y siete años después, el 15 de abril de 1938. Así que el cholo se murió en París y no se corrió. A Baudelaire le dio lo mismo. Algunos poetas, por muy poetas, no se adivinan en el tiempo, los unos a los otros.

Hoy, 14  de abril de 2012, 191 años después, Baudelaire de no haber muerto, tendría un fuerte dolor de cabeza. Y le faltaría toda la dentadura. Tendría un blog que se llamaría Caroline, como su madre. Y nadie le querría publicar un poema. Es más, ni leerlos. Uno es víctima propicia de su tiempo. Entre el romanticismo y la cirrosis andas siempre muñeca. Perdón. Hoy 14 de Abril, viva La República. La República o un clavo ardiendo. O 81 años.
De blogero triste, Baudelaire, un día se pegaría un tiro. Y “Las flores del mal”, que tantos quebraderos de cabeza le dio al poeta, hoy que manipulamos el "adeene" de las rosas, para que parezcan melones, no tendrían olor y serían borradas del disco duro.

Y Théophile Gautier, romántico empedernido, viendo nuestra soledad de anacoreta, recitó estos versos de su amigo: “Tú sabes, lector, del sutil monstruo, / tú, hipócrita lector –mi igual-, ¡hermano mío!

Evidentemente todos sabemos a qué monstruo se estaba refiriendo Baudelaire: La Red. Que como esas redecillas goyescas que recogen el pelo, nos tiene recogidos también a nosotros, en un manojo de cabellos ensalmados. Así que el poeta de hoy, va de casa a la “performance”, que es como quedarse en casa, pero haciendo el momio en público.


Y yo, 191 años después, también me sigo preguntando, dónde mi hermano, mi igual.
Viva Charles Baudelaire. También él es espectáculo. Una forma distinta de mirarse en el espejo. Una forma meliflua de abrir el frigorífico, y cenar lentejas guisadas un 14 de Abril.
Mas le queda un campo sin explorar al poeta de París, el del proletariado de 2012, que ahora está en crisis como nunca, y posiblemente se quede flaco, melancólico y lacio: cerca por fin del romanticismo y sus aledaños, y todo por falta de papeo. No hay mal que por bien no venga.

P.D.

Tengo una edición de “Las flores del mal” del año 1966, (Editorial Mateu) traducción de Ana María Moix (la panzada de traducir que se pegó esta mujer) y un “come come”, como un hormigueo: ¿cuántas monedas de oro me darían hoy por ella, teniendo en cuenta la hermosura de sus páginas amarillas y la grasa dactilar, color marfil, que fui dejando en ellas? Pregunta cargada de inocencia. O no. 

7 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

Yo de ti lo subastaría en la red, hay un sitio de eso. Y la gente apuesta y cuando se llegue a la cifra que te convenga, pues, adjudicado!!! Eso si, lo de que te paguen con monedas de oro ya lo veo más difícil. Me ha gustado mucho esta entrada. Besos.

Isolda dijo...

Ni se te ocurra deshacerte de esas flores que no coincidieron co el jueves de aguacero de Vallejo. Mejor recordmos el día de la epública o un clavo ardiendo. Besos de tres colores.

VICTOR GATO dijo...

Yo no me desharía de esa edición. O si. No sé. Según vaya la cisis. Me gastaría esas monedas de oro en buen vino gaditano.

Saludos

Hostal mi loli dijo...

Dí algo Tomás, porqué tardas tanto en contestar? nos tienes olvidados, no nos haces caso. Besos.

Tomás Rivero dijo...

Creo que me quedo con la edición, pase lo que pase, Loli. Soy un romántico.

No me olvido de los comentarios. Es una cuestión "anímica". Y mi ánimo aveces hace "off". Aproveché la semana santa para descansar y me he enganchado al ocio permanente.

Besos y abrazos para los tres. Y disculpas.

Hostal mi loli dijo...

Haces bien Tomás, si la vendieras te remordería la conciencia, a saber en que manos acabaría, con lo bien que está conigo. Haces muy bien en desconectar un poco, esto de los blogs es de locos. Besos. Pero que no sea por mucho tiempo la desconexión jajajajaj soy adicta a ti.

VICTOR GATO dijo...

Haces bien en desconectar el blog de vez en cuendo.

Pensándolo bien, no te desprendas de esa dición. Dentro de poco ya no se editará nada en papel, todo se tomará de la nube, del éter. Y el que tenga un libro de papel en su casa será como si tuviese una vasija grecorromana. Entonces, tus hijos o tus nietos podrán pedir lo que quieran, porque a ellos sí que les va a importar bien poco, jjj. Y eso será dentro de nada.

Eres uno de los últimos románticos que van quedando.

Saludos