jueves, 26 de julio de 2012

Tic-tac, tic-tac, dicen los diarios

Escribí poemas entecos
que ardían como teas
y siempre marrullero e impúdico
magreé las palabras
troceé mi frente con la punta de la lengua
o dibujé desastres en las terrazas del poema.

Siempre he creído que ejerciendo de poeta
sobre mí se extendía la más implacable persecución
porque sabía que a nosotros los bardos o los vates
se nos niega el pan
desde hace demasiados siglos
y ha tiempo que dejamos de beber:
¡la sequía, la sequía! gritaron los parias.

Y es que los míos (los míos o los nuestros o los suyos)
siempre poblamos con nuestra carne
las hermosas cunetas que resaltan nuestro pasado
en una hondonada perfectamente cómoda
de huesos hermanados.

Mientras el poeta sigue flaco
escribiendo versos paranoicos
con ritmo acompasado.
Tic-tac, tic-tac dicen los diarios.

2 comentarios:

Isolda dijo...

Eso dicen, tic tac. ¿Estamos preparados? Un gran poema, Tomás, me ha gustado muchísimo.
Besos que van por la orilla.

Tomás Rivero dijo...

Los medios de comunicación.
Yo creo que sí, que estamos preparadísimos. Creo además, que están preocupados por nuestra preparación.

Besos, Isolda.