domingo, 12 de mayo de 2013

El hombre ánimo

Y el hombre
junto al fuego
en su cueva posible
se enfrenta a las grietas de su carne
sabe que quemarse es amar
en amargo silencio
legalizando su pecho de argonauta
formándose
tornando su dolor en legendaria causa
en futuras crisis personales
que jamás serán resueltas con coraje.

Al compás de mariposas
o pájaros insectos voladores
otras aves
en la desnudez de los siglos
se balancea al borde del abismo
y llora
sobrevuela los altos edificios
rascacielos construidos
tras un millón de años de historia
sin respuestas
enfrentado a las fisuras de su cuero legítimo
de su cueva íntima
de su soledad catastrófica
de su desnudez de espanto y temor.

Y es perseguido
por seres de su especie
por congéneres con los que no congenia
y acosado
el hombre virgen sufre la afrenta
asume el golpe dado en el lóbulo
superior izquierdo de su hígado
y va esgrimiendo paciencia
sobre todo a partir de algunos coágulos
escupidos con asco y con amor.

Habita en zonas cada vez más inhóspitas
se va curtiendo dando lustre
a base de cremas
o potingues ciertamente cicatrizantes
(para las heridas del alma inventa
la oración)
se pone moreno o bronce
y finge que ama y que le aman.
Procrea. Se limita o se controla.
Va pudiéndose.
Atado o maniatado según las clases
genera reinos nuevos
pone estigmas y banderas
va asentándose en metros cuadrados
de soberbia.
Hace historia.

Se trasciende. Va buscándose.
Y se encuentra y se descubre
va perdiéndose.
Se hace responsable o genio
inventa cosas genuinas:
un trono un país una quimera
un sueño una aventura
los últimos avances tecnológicos.
Un estado una orden un mes de vacaciones
locomotoras
cohetes a la luna u otros lugares
de ensueño
inventa cosas que no usa.
Se proyecta.

6 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

Este poema describe muy bien al hombre en la evolución a través del tiempo. Y que pena da a donde ha llegado. Besos, poeta.

Tomás Rivero dijo...

Sobre todo a dónde vamos llegando. o adónde he llegado yo:
"Qué haces me dijeron qué dices qué sobras
o qué trajes pones en tu nombre
qué ácido que líquido agregas a tus letras
o a tu carne
al trote de esos hermosos cascos sólidos
en patas de potranco recio equino
que levanta su cabeza su energía
mientras frotas su abdomen con caricias del tobillo."

Besos, Lola.

Shandy dijo...

"Se balancea al borde del abismo"
y llora y ama y
"Se trasciende. Va buscándose.
Y se encuentra y se descubre
va perdiéndose...

Y como bien dices, a pesar de todo, "Va Pudiéndose"

Poderoso poema narrativo y descriptivo.

El Hombre Ánimo es de tus mejores poemarios.

Tomás Rivero dijo...

Cada día te quiero más. ¿Tú no conocerás a un editor romántico? O me editan o no llegaré a tiempo de los laureles.

Besos besísimos, Shandy.

Eloy Sánchez dijo...

Toda la historia de la humanidad (así en minúsculas) en un poema. Fabuloso.
Conozco a una editora romántica.
Y Tomás Rivero es un gran poeta que merece ser leído por mucha gente.
Abrazos románticos.

Tomás Rivero dijo...

Eloy, que me sonrojo.
Yo soy un tipo en retirada. Poeta a domicilio. Gruñón, insociable, cascarrabias. Y eso hace que la editora romántica salga huyendo. Te lo juro.

Un fuerte abrazo, amigo.