martes, 11 de junio de 2013

Espera

Se aliñó de ojos
se puso sobre monturas de hierba
álzose quizás sobre el granito
miró oteando
tal vez escudriñó
olfateó el viento oliendo sus pólenes suspendidos
y supuso que el abrupto terreno
que se extendía frente a él precisaba de un jinete
o de un guerrero.
Rodeó con pies de acero,
con músculos de mineral y roble
rocas elevadas casi hasta tocar otro planeta,
y se tumbó entre las sombras
que rebosaban los afilados perfiles de la piedra.

Un millón de años y aún espera
que le dijeron que esperara
a un tal Godot o a un tal primero.

Beckett, allá en Dublín, en un viejo café
lee una carta de su amigo Joyce
sin concederse tregua.
Lento, como una mano
que rozara la incertidumbre,
acaricia el papel,
sus letras caen blandas al suelo
y el sobre arde.
Sus lentas cenizas
van escribiendo la palabra: "Espera".

4 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

Tomás, tu eres ese poeta jinete y guerrero, y que bien te ha quedado esta poesía. Besos.

Tomás Rivero dijo...

De lujo, me ha quedado. Aún cabalgo y como guerrero espero no encontrarme con el enemigo.

Besos, Lola.

Shandy dijo...

Sí, te ha quedado muy bien esta versificada "Espera".

En palabras de Vladimir: "Mientras se espera nada ocurre".
La cuestión es que actitud tomar ante esa espera: "Dormir" o "Soñar"...
El "pesimista" Estragón dice: "Siempre encontramos alguna cosa que nos produce la sensación de existir".

Godot llegará cuando tenga que llegar, como si no llega (que le den) . Y a mí que me quiten lo bailao

Besos

Tomás Rivero dijo...

Creo que los minifundistas de la zona se han cargado el balado, la bici y a vos la han secuestrado. O también es posible que el botón de dar ha sufrido un recorte y ya no da. En fin.

Godot. Siempre se trató de que no llegara. Como el viaje a Ítaca, se trataba de no llegar nunca y de llegar se llegaría con otra mirada y con otra edad y otras experiencias. El que llegaba por tanto era siempre otro. Bailarín o no. Pero otro.

Vladimiro y Estragón deciden ahorcarse otro día, pues no encuentran una cuerda. Algunos a parte de bailar, tenemos cuerda para rato. Y árboles para pasear entre ellos. Motivos para no ahorcarnos tenemos unos cuantos.

Y puestos a dormir prefiero soñar.

Besos al balado. Tú busca la bici. Yo persigo al minifundista a la carrera. Besos, bicos y bexiños, Shandy.