miércoles, 24 de julio de 2013

Fracturas/métrica

Con un poema que nació roto
sujeté otro poema que me salió agotado,
fui poniendo letras y palabras del otro
sobre los versos débiles del torpe,
que se afianzaron, se fortalecieron.
Sus trozos me fueron útiles
para apuntalar palabras con fracturas
que se caían por su propio peso,
donde había un accidente literario
para curar ausencias épicas
ponía un benéfico canto de sirenas.
Surgió así de los fortificados andamios de la poesía
el impetuoso armazón de un poema sin métrica
que no pudo volar, preso en la jaula del fonema.
Yo lo alimento con melancolía y él trina.

2 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

Este.poema es genial. Que maravilloso, es de los mejores. BESOSSS.

Tomás Rivero dijo...

Un día de estos hacemos una antología con los mejores poemas de este blog. Podemos titularlo "Los mejores poemas de folios grapados". Al menos sabremos cuales son los peores.

Besos, Lola.