miércoles, 6 de abril de 2011

francotiradores



Desde este dilatado deseo
que dura tanto y se propaga
busco la oquedad sagrada y oscura
de tu cuerpo aniquilado.
Desde estas peligrosas áreas
sojuzgadas e invadidas
hasta tu soledad
intima y descalza
en breve me dirás
que todo sobra
se rebosa y acaba
en este ministerio
de tropel y grutas
al otro lado confuso y turbio
de nuestra apostada ternura
de francotiradores blandos.

2 comentarios:

Lucía Robles dijo...

Ahí has ido a tirar y me has dado.

Besos.

tomas rivero dijo...

Te dije: "Esto lo levantamos los poetas albañiles". Y te dije: "Y con todas estas palabras que nos traemos, también se levanta".
Abandoné la almohada y busqué un poema entre los escombros.
Un beso.