martes, 5 de abril de 2011

Lilas























Alguien dijo hoy que se murió un poeta.
Alguien dijo hoy que murieron dos poetas.
Que en algún país extranjero
siempre muere algún poeta.
Alguien dijo hoy que necesitaba lilas.
Alguien dijo que buscaba un color
y un perfume a lilas para hoy. Para mañana
tal vez . Cuando venga algún otro poeta
a recordar que hoy alguien necesitaba
lilas. Cuando venga a traer  un poema
y unas lilas para hoy. Ahora. 

7 comentarios:

Sofía Serra Giráldez dijo...

Y ahora vuelven...
Y ahora:
GRACIAS, Tomás, por la parte que me corresponde, porque a todos beneficias.
Con tus lilas.
Un beso
( me has emocionado "más de la cuenta", yo que ya había aprendido a armar "armadura" en esta internet de "dios"... ya te dije que eras, eres, un soplo de aire fresco, con tu persona y con tu poesía)

jorge dijo...

cada minuto muere un poeta y nace uno nuevo. ¿pero buenos?: los buenos nunca mueren.

Raúl Campos dijo...

No se trata de un poeta o dos o catorce más o menos, ni de este ni de aquel. Se trata de la maltratada poesía, que siempre está ahí cuando alguien la necesita, cuando ya es tarde, cuando alguien se acuerda de las lilas. El deber de los poetas es estar ahí para recordarles que sin el perfume de las lilas el mundo sería peor todavía. La poesía es ahora, tenemos que procurar que no sea tarde.

tomas rivero dijo...

Raul, mi querido Efraín Huerta, poeta mejicano, lo explicó muy bien en un par de versos:
La poesía es una santa laica
liberalmente emputecida hasta el cansancio.

Y no tengo muy claro si el poeta tiene "deberes" con esta sociedad. Supongo que en momentos puntuales.
Lo digo por que la poesía es algo que se hace desde la percepción individual, y el uso que le damos al poema debe ser para sacarnos socialmente de ciertos atolladeros.
Y algunos creen que la poesía ya no es un arma cargada de futuro.
Hay mucha confusión en "La poesía". Como dice Jorge, muchos poetas que nacen y mueren, pero los buenos escasean. Tiene uno que irse para atrás en el tiempo.

Salud

Raúl Campos dijo...

Vale, acepto que sólo sea un arma cargada de futuro en momentos puntuales, pero siempre es necesaria. Los (buenos) poetas son gente necesaria, que nos transporta a otras dimensiones desconocidas simplemente cambiando el orden de dos palabras que al derecho resultaban anodinas. Siempre habrá quien nos necesite, y tenemos que procurar estar ahí, aunque la solicitud llegue tarde. Y no hablo sólo de la poesía como herramienta social, sino también espiritual, antropológica, universal…

(Dios santo, no pensaba que pudiera llegar a ser tan pedante, je, je… Disculpadme).

tomas rivero dijo...

Ah! es que con la parte pedante es con la que más de acuerdo estoy. Esa parte es la que salva al poeta. La otra, la de estar al servicio de los más, es la que de alguna manera le crea servidumbres.

Saludos, Raúl.

Sofía Serra Giráldez dijo...

La poesía es siempre un arma cargada de futuro porque la poesía es siempre verdad (la "buena", la de verdad poesía) y la verdad no tiene tiempo. Somos "nosotros" (menuda pedantería las comillas) los que compartimentamos, etiquetamos, "nombramos" erróneamente.
Quien diga que la poesía no es un arma cargada de futuro es que ni sabe leer poesía, ni ha escrito un sólo poema en su vida. Confunde poesía con otras cosas. Le queda tiempo por hacer en el antes o el después (que siempre puede ser "tarde") y ni siquiera sabe de qué hablo cuando digo esto.
Otra palabra más que nos han secuestrado, POESÍA.

Completamente de acuerdo con tus palabras, Tomás. Lo que en un hoy llaman pedantería mañana es verdad. El pedante poeta es el más humilde de los "servidores".
Buenas noches a ambos.