miércoles, 24 de agosto de 2011

Tal vez



Tal vez en el silencio, a eso de las doce de la noche,
un par de horas después de haber amado tanto
será entonces cuando ponga fin a este escalofrío
y me dedique a filmar en la oscuridad
los besos perdidos por la alfombra,
o a recoger las pelusas livianas que dejaron
los cadáveres verdes de aquellos hombres
que intentaron amarte en mi presencia.
Y en ese silencio deduzca
que si te dejo no tenga a donde ir.
Que debo asumir que tú eres mi lugar de destino.
Aún me crucifican las encrucijadas
y nunca hice nada por impedirlo.


1 comentario:

Hostal mi loli dijo...

Dios mio ,que locura,es lo que me sugiere la poesía.Besos.