jueves, 24 de noviembre de 2011

PREGUNTA

¿De qué parte del mundo deviene lo sagrado
que tu mirada oculta cada vez que te miro,
cada vez que te beso y cierras los ojos, dices
que para verme en lo más recóndito de ti?

Y queda repites: hazme otra pregunta,
por favor, hazme otra.

6 comentarios:

Sofía Serra Giráldez dijo...

El poeta sí pregunta...:)
Un beso

Tomás Rivero dijo...

El poeta pregunta gracias a ella.

Un beso.

Tempero dijo...

Habitar a alguien, habitar en alguien con hondura se merece un poema como este. Probablemente otra pregunta sería redundante y desembocaría en la misma respuesta. ¿Hasta cuándo?

Poema de pleno, amigo Tomás.

Tomás Rivero dijo...

Algunos poemas los recuerdo. Y creo que otros me recuerdan ellos a mí. Recuerdo su nacimiento, su desarrollo. Este cuando nació fue muy inocente, se dejó hacer. Pero cuando lo pude leer me dije: "Tomás, eres un cabrón" Cabrón, dicho con esa admiración que siente uno ante una "solución", más o menos brillante (¡joder con la modestia!) o como tú dices, con hondura. Pero que a su vez genera un "conflicto".
Tienes toda la razón: no hay otra pregunta. Pero ¿hasta cuando? hasta cuando?

Un abrazo.

Shandy dijo...

Para escribir un buen poema, primero hay que leer buenos poemas. Después saber reconocer donde está la poesía. Es evidente que Él los leyó, y que supo ver y recrear en un poema la poesía de Ella.
(Se merece usted la calificativa palabrota. Y no se aflija, hombre. Sólo de los conflictos pueden surgir "Soluciones" tan brillantes como esta)

Tomás Rivero dijo...

No, no me gusta llevar demasiada ventaja. Ser protagonista de la vida de Ella, quita libertad a la mía. No sé, dicho así, sí un poco cabrón. Pero desde luego una solución bellísima. Creo que es un final para ambos.

Él leyó poemas buenos porque buscaba la vida. Definitivamente la vida.

Hola Shandy. ¿Qué haces? ¿Volverás?