sábado, 17 de diciembre de 2011

Qué más da. Y qué más da.

            Mis deseos de horda desenfrenada...
            -Vladimir Maiakovski-

Venid, venid a verme, miradme
Tenedme, conseguidme
Arrebatadme,
Tened,
Sabéis que no soy fácil,
Venga
Vamos a vernos en la entrega
En la mano
En esos besos que se dan y se quitan
Que se recogen y se ponen,
Esos besos como blusas de domingos
Y almidón. Besos blancos.
Venid,
Ved a este poeta que es un hombre
Como podía ser una fiera
Un acorde
El valor de las cosas
Y también el de las palabras
Vamos, animaros
Esto dura poco
Es un instante
Y el que sobra
Se quedará entre las escorias
Entre los menos
En la memoria que pesa como el tiempo.
Y nada nos detendrá.

Vamos a vivir, que nunca se sabe
si el vivir también lo quitarán.
Tened.
Este verso y otro.
Entre mis manos tengo letras.


Qué más da
Todo.
Qué más da.
Venid.


8 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

Vivamos, iremos, tomaremos.Besos.

Tomás Rivero dijo...

Este es un poema de "protesta". Al poema protesta no le van bien las cosas y suelen salir poco afortunados.

Al principio de los años 60, se acuñó
un término parecido, "La canción protesta". Y había gente muy buena. Recuerdo a un francés que duró un suspiro: Michel Polnareff, La Poupée Qui Fait Non. En esta canción, la muñeca era la que más protestaba.

Besos.

Giovanni-Collazos dijo...

ya

Tomás Rivero dijo...

Joder Gio, ¿Ya?

El mejor comentario del año.

Saludos.

Hostal mi loli dijo...

aún?

Tomás Rivero dijo...

No te piques tú ahora, Loli.

Me voy a dormir.

Isolda dijo...

Puestos así, no digo nada.
Protesta, que algo queda.
Besos, pero para que te los pongas!

Tomás Rivero dijo...

Isolda, tú di siempre algo. Un beso.
Me los he puesto en la frente, para despejarme.

Otro beso.