domingo, 15 de enero de 2012

Amanecer de loros

...frente a mi ventana se reúnen al amanecer
para arreglar el mundo.

7 comentarios:

Íntimo fárrago dijo...

En la cima de las ramas, mirando al este, para ver al sol despuntar, nada de a media altura de quima. Eso si que es tener asientos de primera fila.

Besos


Nená

Tomás Rivero dijo...

Sí,en la cima de un brote. Estos pájaros de la selva están a lo alto.

Besos, Nená.

Carmen dijo...

buscan la rama frágil, desde allí contemplan las visiones más interesantes


las ramas fuertes permanecen estáticas, ellos prefieren el vaivén...donde el viento les mece, donde el viento les lleve

Carmen dijo...

dos cosas no dije, las digo dos minutos después


la foto me gusta mucho, mucho

te dejo un beso Tomás

Tomás Rivero dijo...

Se adaptan bien estos loritos argentinos al viento, al invierno, he incluso a lo que ven desde las quimas. Es cierto que les gusta balancearse.

Un beso, para ti también, Carmen.

Inés González dijo...

Estos loritos son de fierro, tienen la sangre curtida por el calor y el frío. Abundan y pueblan los cielos y árboles del norte argentino, sobre todo en el monte santiagueño, allí también los inviernos son duros y las heladas tremendas, sus nidos verdaderas trincheras de organización comunitaria. Si te dedicas un poco les enseñas a hablar, repiten varias palabras con fluidez y claridad, hubo loros que cantaban la Marcha peronista completa, y La Internacional, dependiendo de la ideología del profesor ja, ja, ja.
Bonita foto.
Un abrazo

Tomás Rivero dijo...

Sí, Inés, esos son los loritos que tengo en mi parque, desde hace tres años. Debe haber unas 30 o 40 parejas.
Alguien los trajo, y no se entretuvo en enseñarles a hablar, prefirió soltarlos. Creo que en la Comunidad de Madrid debe haber cien mil.

Cada vez que miro sus nidos, lo bien que enhebran las ramitas, me apetece meterme dentro, me parecen tan acogedores.

Un beso.