miércoles, 4 de enero de 2012

Silencio


Qué importantes debieron ser los miércoles
que tú quisiste amarme, pensé,
y te miraba a los ojos en silencio.
El gris es un azul que no se estuvo quieto,
dijiste, mientras escrutabas las carpetas
donde guardaba papeles, notas,
algún poema vacio de recuerdos.
Ojeabas libros de cualquier estantería,
tocabas un objeto,
movías las cosas de su sitio,
a ratos me mirabas buscando una prueba,
confirmar, tal vez, mi silencio.
Mientras, en el papel yo iba escribiendo:
qué importantes
debieron ser los miércoles
que tú quisiste amarme.

 

12 comentarios:

Eva R. Picazo dijo...

De que poemario tuyo es? Me gustaría leerlo
:)

Tomás Rivero dijo...

Hay poemarios míos que no merecen la pena. Te lo juro.

Es de un poemario que quedó finalista en un premio precioso: "Amigos del Chamamé", y está publicado en Ediciones Vitruvio.
Y digo precioso porque ya no existe: la belleza siempre es aniquilada, para permanecer.

Un beso, Eva.

Ventana indiscreta dijo...

El gris es un cúmulo de lluvia, aparte de lo que tu mencionas en ese cuarto verso magistral.

Beso de color primario.

Lokdos dijo...

Me gustan los mièrcoles, creo que son mis favoritos.
Besos Rivero

Ventana indiscreta, lo de tu gris tambièn me gusta.

Tomás Rivero dijo...

Un beso, Sofía. A mí también me gusta tu gris. Y meterme en él y disfrutar de la lluvia.

A Marcela, a parte del gris, también le gusta tu nombre.

Un beso.

Tomás Rivero dijo...

Los míos también, Marcela. Es el día de la semana con más sentido. Lunes y Marte acaban de llegar; Jueves y Viernes acaban de marcharse. Y el Sábado y el Domingo tan solo piensan en divertirse.
El miércoles está ahí para si tienes que preguntarle algo.

Un beso.

Amando Carabias María dijo...

Además de coincidir en ese cuarto verso, me encanta la circularidad del poema, y el silencio que lo invade.

Tomás Rivero dijo...

Amando, siempre tan certero en tus comentarios. Es verdad lo que dices, está lleno de silencio.

Un abrazo

Lokdos dijo...

Si si, me gusta Sofía... mucho me gusta. Una ventana indiscreta y sabia esta Sofía.
Besos querido Tomás, besos de cristales para Sofía.

Tomás Rivero dijo...

Sí, aveces parece hasta entrañable.

Un beso.

María Socorro Luis dijo...

Es precioso, Tomás, de lo más de mi gusto.

Y me callo, para no romper el silencio.

Abrazo de los especiales.

Tomás Rivero dijo...

Soco, gracias por tu abrazo especial.
Me lo dejo puesto y te mando un beso.

Y para el silencio te recomiendo el tema de Dave Brubeck, St. Louis Blues.