viernes, 11 de mayo de 2012

Minerales

Soy tu piedra talismán,
tu mineral ágata, turmalina del iris
el mercurio de tu nuca,
la moneda de cobre que paga
tus joyas,
el mineral acaso que nace entre el potasio
y la soda,
el grumo más pedúnculo de tu sangre
apretado entre el pulgar y el índice
una pizca de luz en tu centro más negro,
la metafísica del árbol que llevas dentro,
una gota de clorofila en el desierto,
la arena de todas la playas
sin  huellas, sin pasado.

10 comentarios:

Lapislazuli dijo...

Una clase de Ciencias Naturales transformada en un poema hermoso
Un abrazo

Isolda dijo...

Un conjunto de minerales, piedras preciosas y semipreciosas. Eso somos, pero nadie lo dice como tú.
Me ha gustado muchísimo.
Besos de aguamarina.

L. B. dijo...

La metafísica en ese preciso momento ilumina el poema.
Me gustó, mucho.

Tomás Rivero dijo...

La arena de la playa en el sur, las minas obsoletas o también abandonadas en el norte, el poema mineral rodando.
Gracias por tu comentario, Lapizlazuli.

Un abrazo.

Tomás Rivero dijo...

Isolda, gracias una vez más por tus palabras amables para este torpe poeta.
Un beso mineral.

Tomás Rivero dijo...

L.B., bienvenida a estos "Folios Grapados".
Gracias por tu comentario.
Un saludo.

Shandy dijo...

Caramba para "La Metafísica" (del árbol que llevas dentro).
Enumeración poética bien concluída.

Buena lección de piedras y minerales.
Yo te dejo una de Química:
http://www.youtube.com/watch?v=hjRZAhcSATk&feature=related

Tomás Rivero dijo...

Shandy, siempre hay una Metafísica, más allá de nuestra naturaleza, en el árbol que llevamos dentro.

Tu lección de Química, una gran lección:
"Si entre núcleo y corteza existe un gran espacio vacío, libera mi energía hacia una órbita interior. Y combinémonos."

Beso.

VICTOR GATO dijo...

Éste me ha gustado, Tomás.

Tomás Rivero dijo...

Pues este poeta se alegra de que te gustará, Victor.

Un fuerte abrazo.