domingo, 9 de diciembre de 2012

Una buena defensa

¿Quién iba a defenderte de los légamos solares,
quién iba a soportarte
si defenderte era implicarse en barros,
tizas negras,
era internarse en zonas pantanosas,
soportar tu peso oscuro y terrenal
para sacarte de tierras movedizas?
Acaso la mejor defensa era ocultarte,
esperar que el enemigo se olvidara
de tu cara, de tu espanto de arcilla
troquelada en pasmo.

Tal vez defenderte era eclipsar tu figura,
poner un póster tuyo en la pared,
hacer pegatinas con tu rostro,
una buena campaña de publicidad
con un se busca
o publicar todas tus obras,
tu inocente palabra de poeta helado
que siempre quiso anónimos.

Quién iba a defenderte,
¿acaso
supones que eres alguien
por quien jugarse un verso,
un hilo de vida
o tocarse el corazón con el dedo de señalar
te amo?

6 comentarios:

Shandy dijo...

Sin duda la mejor defensa: "con el dedo de señalar te amo". No en vano es el verso que cierra el poema. Y el poeta ahí se la juega con una interrogación retórica que implica un deseo, o una esperanza.

Besos defensivos

Tomás Rivero dijo...

Un deseo, mejor que una esperanza, a la hora de que le amen. Ya que la esperanza del poeta reside en que alguien pueda o sepa defenderle, aunque no le amen. Lo cual no es incompatible.

Besos, por tu defensa.

Paloma Corrales dijo...

Buenos días. Me gusta mucho, y leída tu respuesta Shandy, has de saber que yo te defenderé. Ea.

Un beso.

Isolda dijo...

Una buena defensa, mejor poema, de los que emocionan. Besos, Tomás.

Tomás Rivero dijo...

Gracias Paloma por defenderme. Aunque la credibilidad del poeta, o la del político, o la del amante, incluso la de la mujer o la del hombre, siempre debe ponerse en duda. Total: para no creer ni en los amigos. O como decía nuestro querido Pavese: "Hacer poesías es como hacer el amor, nunca se sabrá si la propia alegría es compartida". Qué lástima. La misoginia.

Gracias, Ea. Besos.

Tomás Rivero dijo...

Una buena defensa, dicen, es mejor que un buen ataque. Y lo jodido es que estoy de acuerdo. Y digo "lo jodido" ya que lamento mucho que algunos lo sepan y lo usen en defensa propia. Como si acusados fueran de carencias "especiales", que sólo ellos padecen o "disfrutan".
Yo creo que una buena defensa siempre se debe hacer en nombre del contrario, nunca del propio. Lo demás es ego.

Así que desde lo insociable, me alimento de las sombras y la soledad. Lástima ser un mal "conducido". O educado. O un único.

Besos, Isolda.