martes, 7 de febrero de 2012

15-M vs Catar

De vez en cuando hago una excepción. Hoy.

Página 42 de “El País” de hoy, 7/02/2012: “El emir de Catar se compra un Cézanne por 190 millones de euros (son tantos millones que no sé si debo poner euros con mayúsculas o minúsculas).
Además informa este diario, que esta familia, los Al Thani, tienen cuadros de Warhol, Rothko, etc. En los etc están las ganancias.
Y digo yo. Por decir. Por ser. Por desahogarme. Por entender. Por llevarme bien con mi vida…
Los indignados del 15M están en contra de la violencia. Pero ellos se enteran de estas cosas. Están al día.
El emir de Catar está a favor de la violencia. Lo demuestra comprándose este cuadro de 190 millones de €. Lo que dice el cuadro le importa un rábano. Lo que hace el emir, también le importa un rábano al 15M.
¿Qué es lo que el 15M, y otros grupos aledaños, no sé los 19 millones de obreros de este país, aún no han entendido, a parte de comer sardinas en lata que son muy beneficiosas para follar? ¿Qué?
Ah! La noticia venía en las páginas de cultura del diario. No en las de economía. Cultura.
¿Qué?
Con un nudo en la garganta he tirado, por instinto, hacía un sitio que siempre sé que no me pasa nada, que me ampara, mucho más que el burladero protege al torero del morlaco. Una librería. Y me he metido en la más cálida de Conil, librería “María Zambrano”.
Buenos días, Buenos días. ¿La poesía arriba como siempre? Sí, pero hay poca. No importa, menos poesía tiene el emir de Catar. ¿Cómo dice? Nada, cosas de la prensa.
Subo una escalera de dos tramos y veo una estantería que pone POESÍA, unos 85 cm. de poesía. Seis libros de Pablo Neruda. Uno de Chantal Maillard, diez o doce de autores que se han pagado la edición de su bolsillo. Elijo uno de Jaume Pont, “Vuelo de cenizas”. Pre-textos. 2008. Pago 12 EUROS, con mayúsculas y músculos esdrújulos, y digo a la empleada: Hasta la poesía está cara. Se vende poca. Cómo se entere el emir, arrasa con toda. ¿Cómo dice? Nada, cosas de la prensa. Buenos días. Buenos días.
Y he salido pitando a la playa y se lo he contado al viento de poniente, viento de la mar, frío y húmedo.
En la página 19, de su libro, Jaume Pont dice:

EL LOCO

Tiembla la voz amarga de la urraca
                                                     en los zarzales.
Sólo el sueño inmutable o una vida arrogante
con el oro esparcido a los pies del viaducto.
                                                                  El loco ha muerto.
El alma vuela con el acorde estéril de estorninos.

8 comentarios:

Tempero dijo...

Creo que urracas y estorninos suenan igual de bien siempre. Lo que no suena igual es el temperamento y la percepción del poeta. Me parece bien implicarlos en un poema: ellos seguirán siendo ajenos.
Y sí, una de las mayores obscenidades es pagar esos precios: preferiría ver arder a esos jugadores a que un emir de Catar presuma de sucio dinero.

Aberazos.

Ramón Ataz dijo...

Hay veces en las que, aunque no estoy muy seguro de qué es lo que quiero decir, me apetece dejar constancia de mi paso por tu blog. Esta es una de esas veces.
El 15 M también es un producto de este sistema en el que el análisis solo lo realiza una de las partes, tolerando a la otra parte que se desahogue con consignas y pequeños actos simbólicos carentes de verdadero análisis, estrategia e incluso objetivo concreto.
En fin, Tomás, un abrazo y que esos 85 centímetros al menos no disminuyan.

Tomás Rivero dijo...

Yo preferiría que alguien parase esto. Se van a morir hasta las lagartijas de tanta vergüenza.

Aberazos, Manuel.

Tomás Rivero dijo...

Ramón, cuando nos queden 5cm. de estantería sólo tendremos un libro. Para compartir, entre todos.

Pues sí, Ramón, efectivamente el 15M es un producto de las contradicciones generadas por el sistema. Claro, y procura convivir con esa contradicción. Sabe hasta dónde puede abrir o cerrar la mano.

¿El 15M? Ni ideas, ni objetivos, como tú bien dices. Y el tema es para debatir tranquilamente. Yo quería hablar de la violencia, porque me pareció una obsesión preocupante en el transcurso de las asambleas a las que asistí.

Y no te cortes, yo creo que sí sabes lo que quieres decir.

Un abrazo, Ramón.

Shandy dijo...

Deberías hacer más excepciones. También leí la noticia y me produjo esa sensación de mordida en las vísceras, de asco también por cómo y dónde lo presenta El País. Pero también me lo produce esa revista de Moda que acompaña al periódico todos los sábados y que tiro en la primera papelera que encuentro.
Sobre el 15 M hablaba yo con mis hijos, ¿qué pasa que están tan calladitos y se mueven tan en la sombra? Sí, se está diluyendo en actos simbólicos que no molestan y no cuestionan demasiado al sistema. Mientras tanto, divide y vencerás.
Me alegro de leer esto, de saber que también a otras personas esa noticia les golpeó la mirada.

Te dejo unos versos que, fuera de su contexto, tienen otro valor para mí:

Necesito algo que no sea humano
Algo verdaderamente inocente e imposible.

Un abrazo, poeta. Y no dejes de hablarle al viento.

Carmen dijo...

¿el viento de poniente no te dijo que esto lo tendrías que poner en La ciudad de arena?

ayer precisamente me di un paseíto por allí y vi que estaba como la playa en invierno

un beso

TOMÁS RIVERO dijo...

Verás Shandy, es que este blog sólo quiere ser de poesía. Esta "excepción" debería ir en "la ciudad de arena", un blog que tengo matao, el pobre.

Bueno. Lo explicas muy bien. El 15M llegó y fueron muy educados. Y ya.

Yo también necesito algo que no sea humano. Inocente e imposible. Aunque exista fuera de contexto.

Un beso, Shandy.

TOMÁS RIVERO dijo...

Carmen, te juro que no leí tu comentario cuando respondía a Shandy.

Efectivamente. Esta helado.

Un beso, que te las sabes todas. Las respuestas, al menos.